Ikari

Por Ferando Iradier, publicado en sus Crónicas del zinemaldi en Arteuparte

Cierra la competición Ikari, dirigida por el japonés de origen coreano Sang-il Lee. Aunque la premisa inicial de esta película sea la de un thriller, su guión construye de forma intrigante tres melodramas en los que se va colando poco a poco la desconfianza del asesinato en la presencia de un recién llegado. Resulta incomprensible que el director consiga balancear cada trama en paralelo durante dos horas solo para terminar hundiéndolas. Las trampas del libreto y el excesivo metraje van agotando al espectador a medida que se intensifica el drama hasta el paroxismo, defecto endémico de muchas producciones japonesas. Un film muy mal resuelto pero de impecable factura visual y con unas interpretaciones soberbias. Habiendo rodado la estupenda Villain, basada también en una novela de Shuichi Yoshida, la rabia del título se siente por lo desperdiciado del asunto.