BRIGTH FUTURE /AKARUI MIRAI (2003)

Por Eder Ruiz Múgica

Una película de Kiyoshi Kurosawa con un reparto muy masculino, amigo, jefe, padre, hijo, jovenzuelos buscando acción… si fuera a la inversa sería una peli “de chicas”, pero siendo así es una peli, punto. Tenía que hacer el apunte de género, si no no me quedo tranquila, yo encantada, que conste, sobre todo si el protagonista es un mozo como Joe Odagiri.

¿Se puede conocer a un hijo a través de un amigo?¿Se puede conocer a su amigo a través de una medusa?¿? Sí, una medusa, una excusa argumental luminosa e hipnótica, representa el futuro con el que sueña Mamuru, uno se dirige inevitablemente a él, lo toca y se envenena. Por supuesto no hay mensaje sencillo que valga, a ver, son japoneses. Yo he pillado que los jóvenes le tienen pavor al futuro nada halagüeño que les espera y alguna especie de alegoría zombi porque el muchacho protagonista, Mamuru, según avanza la peli cada vez va más harapiento. Me han encantado los escenarios, el lenguaje de los sonidos, de repente silencio de escafandra, de repente musicota cachonda de medusa y ese popurrí de estilos a la hora de contar. Reconozco que en algún momento he pensado “dónde va a parar esto” pero enseguida me ha dado igual, me dejo seducir. Le gustará a aquél que disfrute con el realismo mágico, los cuentos profundos y las rarezas niponas (cuadrillas vestidas como de uniforme con la foto del Che en el pecho, auriculares con lucecitas para hablar con el que está a medio metro sin mirarle a la jeta, los juegos recreativos siempre abiertos o casi…). El tono es desenfadado, a veces incluso alegre para tratar los temas que trata. Por cierto, la sala llena.

Akarui_mirai_-_Bright_Future_Foto_película_7557