After the storm – Umi yorimo mada fukaku

Por Fernando Iradier publicado en Crónicas del Zinemaldi en Arteuparte

El resto del día sigue dominado por los asiáticos. El primero es nada menos que Hirokazu Kore-eda, abonado al premio del público en Perlas. Su After The Storm presenta otra deliciosa disección familiar, esta vez a cargo de un matrimonio separado con un hijo en común. No deja de sorprender la facilidad con la que el japonés utiliza materiales propios del drama para construir situaciones cotidianas, sencillas, entrañables e incluso cómicas. En su día día está siempre la vida, con su pasado manifiesto y futuro inextricable. Como de costumbre, son los actores los que tienen gran parte del mérito, léase aquí Yoko Maki, Hiroshi Abe o una maravillosa Kirin Kiki, habitual del director desde Still Walking. Se hablará de un trabajo menor, más ligero, pero lo cierto es que con Kore-eda la fórmula nunca falla. Brille el sol o arrecie la tormenta, uno se quedaría a vivir en sus películas.