Beldurrezko Astea

29. Beldurrezko Astea /Semana de Cine Fantástico y de Terror (27 oct- 2 nov)

Representando a Corea del Sur dos películas de este año, Monstrum además tendrá sesión extra, participación de lujo:
THE WITCH:PART 1. THE SUBVERSION(2018).
Park Hoon-jung Hego Korea / Corea del Sur


MONSTRUM (2018)
Corea del Sur. Dirección: Huh Jong-ho

Y ahora vamos con Japón, porque el 1 de noviembre a partir de las 22h es la Japon Gaua (La noche de Japón) con 2 cortos:
CARMEN
(2018). Carmen Kobayashi, Quique Mañas, Jorge Montalbán Espainia / España. 5 min
SANTA IN AUGUST
(2017). Kevin Bao, Daisuke Kondo Japonia / Japón. 8 min

y 2 largos:
ONE CUT OF THE DEAD
(2017). Shinichiro Ueda Japonia / Japón. 96 min
INUYASHIKI
(2018). Shinsuke Sato Japonia / Japón. 127 min

El 31 además  LIVERLEAF
(2017). Eisuke Naito
Japonia / Japón. 114 min

The third wife

Una niña de 14 años, May, es casada con un treintañero en el Vietnam del s. XIX, y pasa a convivir con sus otras dos esposas e hijos. Esta película exótica por su procedencia (es la segunda vez que se proyecta una vietnamita en toda la historia del Zinemaldi), exótica por la época y ambiente en que tiene lugar, y  no debería, pero exótica también porque la dirige una mujer, Ash Myfair, trata un tema desgraciadamente no tan exótico.

Es perturbador ver escenas de sexo, aunque no sea demasiado explícito, entre un hombre y una niña. Es verdad que es algo que se atenúa por huir de la sordidez y tomarlo con la naturalidad que lo hace May, siempre desde su punto de vista. Aun así, las bellas imágenes, llenas de color, los paisajes exhuberantes, no consiguen disfrazar la angustia que viven las mujeres en ese entramado de obligaciones con el pater familia. El hijo mayor puede permitirse algún desahogo, y la que lo paga más caro es su prometida, otra niña.

Lo mejor de la peli, la sensualidad que despierta en May la segunda esposa, es la parte más dulce y menos contenida, otra cara de la complicidad entre las 3 esposas. Son rivales a la fuerza pero capaces de comprenderse, gustarse e incluso, tratar de protegerse, será eso la sororidad, pero qué mal suena esa palabra.