El cuento de la Princesa Kaguya (Kaguya Hime No Monogatari), Isao Takahata

Reseña de Enoch extraída con su permiso de http://comunidadravenheart.blogspot.com.es/2014/11/el-cuento-de-la-princesa-kaguya-kaguya.html

Este melancólico cuento nos narra cómo una pareja de ancianos agricultores descubren a una niña nacida dentro de una caña de bambú y la adoptan como si fuera su propia hija. Pronto crecerá y será querida por todos aquellos que comparten su tiempo en la aldea, pero su peculiar origen y su inusitada belleza depararán a la joven un destino más elevado, el de ser una princesa. Pero ella misma sabe que un ser así no puede ser de este mundo…

Isao Takahata (“La Tumba de las Luciérnagas”) dirige este laborioso proyecto del estudio Ghibli para cuyo desarrollo ha necesitado ocho años de arduo trabajo. Su creación e inspiración nacen en un cuento popular anónimo del siglo IX llamado “El Cortador de Bambú”, que el mismo director ha adaptado guionizándolo junto a Riko Sakaguchi.

Pese a su fracaso en taquilla en su Japón natal, la película ha sabido hacerse un hueco a nivel internacional consiguiendo participar y rendir a la crítica a sus pies en festivales como Annecy, Cannes, Sitges o San Sebastián, logrando de esta forma su distribución en diversos países.

“La Princesa Kaguya” representa un regreso a las raíces de la animación, no sólo por la fuente del cuento clásico del que bebe, sino por lo artesano, cuidado y artístico de sus formas, mucho más cerca de lo pictórico que del realismo digital imperante hoy en día. Sus formas y estética dotan a la narración de un tono mágico, que mezclado con el fantástico trabajo musical de Joe Hisaishi termina tornando la fábula en lírico poema para los sentidos.

Quizás, para parte de su potencial audiencia, pueda jugar en su contra su extensa duración (que, a mi juicio, podría haberse aligerado un tanto recortando escenas demasiado alargadas de la parte central de su metraje), que unida a un ritmo pausado en su discurso pueda llevar a un cierto tedio o desconexión de la mágica línea argumental.

A mi entender, una laboriosa joya de la animación en la que, si bien hay que adentrarse bien despejado y con tiempo por delante, es una delicia perderse y disfrutar de su poesía, del gran trabajo tras ella y de la atemporalidad de su relato. Muy interesante.

Our Little Sister (Umimachi Diary) de Kore-eda

 

Reseña con todas las letras de Enoch Raven extraída con su permiso de http://comunidadravenheart.blogspot.com.es/search/label/Festival%20de%20Cine%20de%20San%20Sebasti%C3%A1n

Título original: Umimachi Diary (Kamakura Diary)

Año: 2015
Duración: 128 min.
País: Japón

Director: Hirokazu Koreeda (AKA Hirokazu Kore-eda)
Guión: Akimi Yoshida, Hirokazu Koreeda (AKA Hirokazu Kore-eda)

Reparto: Haruka Ayase, Masami Nagasawa, Suzu Hirose, Kaho, Ryô Kase, Ryôhei Suzuki, Rirî Furankî, Shin’ichi Tsutsumi, Jun Fubuki, Kentarô Sakaguchi

Productora: GAGA / TV Man Union / Toho Company

Tres hermanas conviven bajo el mismo techo en alocada armonía. Un buen día reciben la noticia del fallecimiento de su padre, aquel que las abandonara mucho tiempo atrás. Sin dudarlo acudirán al funeral, donde descubrirán a cuarta hermana, mucho más joven, a la que aún no conocían. La empatía y cariño son automáticos, y la pequeña no tardará en trasladarse con su recién hallada familia. Todas juntas lucharán contra los sinsabores de la vida, compartirán sus emociones, se apoyarán y aprenderán las unas de las otras.

Hirokazu Koreeda (Nadie Sabe, Kiseki…etc) regresa a uno de los terrenos donde más maestría ha demostrado en los últimos tiempos, el ámbito de la familia, sus lazos y costumbres para narrarnos una historia extraordinaria desde lo más ordinario en un relato que pese a partir de una muerte y mostrarnos más de un doloroso bache de la existencia, está cargado de esperanza y optimismo. De nuevo la fórmula le ha valido ser seleccionada para participar en diversos festivales de renombre, y de nuevo logra en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián alzarse con el premio del público (como ya haría con “De Tal Padre, Tal Hijo”) en su 63 Edición.

No hay grandes hazañas ni aventuras épicas en “Nuestra Hermana Pequeña”, al contrario, se centra en lo más cotidiano, en la rutina de un grupo de mujeres que se sostienen en los lazos que las unen para extraer fuerzas y luchar por una vida mejor. Rencillas familiares, reuniones en las que a través de los sencillos diálogos se conquista al espectador, pequeñas pérdidas, pequeños triunfos, tradición, modernidad… pequeños ingredientes que forman un todo creíble, cercano y amable con el que es muy fácil empatizar y del que es muy sencillo disfrutar dejándose arrastrar por el vital viaje de estas hermanas con una sonrisa perenne.

Guión y ambientación estupendos como base para dar vida y cobijo a la interpretación de un elenco brillante capitaneado por cuatro más que dispares actrices que bordan unas interpretaciones cercanas y cómplices.

En conclusión, una película que si bien se excede un poco en su metraje y su mensaje positivista, entretiene de principio a fin y es altamente disfrutable por lo bien realizada, escrita e interpretada que está. Recomendable.

Minireseña de @Fer_Iradier extraída con su permiso de http://www.arteuparte.com/cronicas-zinemaldi-2015/

Hirokazu Kore-eda no podía faltar a su cita con el Zinemaldi. Sus incondicionales tampoco pensábamos perdernos Our Little Sister, que suena bastante más poética en el original Umimachi Diary, algo así como Diario de la ciudad a orillas del mar. El japonés vuelve a darle vueltas a las relaciones familiares a cuenta de tres hermanas que deciden acoger a una más en casa tras la muerte de su padre. Como de costumbre, la grandeza de esta película reside precisamente en la delicadeza con la que el director captura los pequeños instantes cotidianos, desgranando los ecos y emociones de un pasado que nunca se muestra en pantalla, ese paso del tiempo que cae como los pétalos del cerezo. Perfectas también las actrices en su entrañable y compleja naturalidad. Si a Kore-eda se lo ha venido relacionando continuamente con el cine de Ozu, no andan desencaminados los que mencionan ahora a Las hermanas Makioka, de Kon Ichikawa. Una nueva joya que sumar a una filmografía que destila lo trascendente y hermoso de la vida. 

The Assassin dirigida por Hou Hsiao-Hsien protagonizada por Shu Qi

Minireseña de @Fer_Iradier extraída con su permiso de http://www.arteuparte.com/cronicas-zinemaldi-2015/

La primera Perla de esta edición era The Assassin, premiada en el Festival de Cannes. Si alguno esperaba ver en esta historia ambientada en la China de la dinastía Tang algo parecido a Tigre y dragón o La casa de las dagas voladoras, que se olvide. Para disfrutar de este wuxia deconstruído hay que abstraerse por completo del argumento, algo francamente difícil cuando la propia película nos sitúa de entrada en un contexto histórico. The Assassin es como un cuadro con espacios en blanco, un relato en el que los personajes son meros objetos del paisaje, gotas de pintura que la cámara observa desde la distancia. En cierto modo, es también un film mutilado en aras de la belleza cinematográfica. No se puede negar la poesía de sus imágenes, la contemplación de la naturaleza que fluye entre montañas o esa conversación palaciega vista a través de cortinajes, pero Hou Hsiao-Hsien se dirige a espectadores demasiado selectos llevando al extremo la máxima de la forma sobre el fondo. Sospechamos que el jurado de Cannes alabó la valentía del director con un sonoro “olé tus huevos toreros”. Aquí la frase más repetida ha sido: No he entendido nada.