The boy and the beast / Bakemono no ko (Sección Oficial)

Por Ruben Barriga Caballero

La película de animación de Mamoru Hosoda nos cuenta la historia de Ren, un niño que por diferentes circunstancias ha huido de su hogar para vagar por las calles de Shibuya sin otra intención que sobrevivir por si mismo alejado de todo el entorno que le vio crecer. No muy lejos de aquel lugar, exactamente sobre sus cabezas (o bajo sus pies) se extiende el territorio de “las bestias” seres sobrehumanos que pueblan Jutengai, un próspero reino gobernado por el Maestro y donde diferentes guerreros ponen a pruebas sus habilidades para lograr ser uno de los grandes maestros. Aquí entra en escena Kumatetsu un cabezón, egocéntrico, malhumorado y solitario oso guerrero que comparte más de una similitud con nuestro protagonista humano. Ambos se unirán en un viaje donde descubrirse a si mismos, luchar contra sus debilidades y encontrar la verdadera amistad. Una vez más Mamoru Oshoda nos trae una fábula llena de símbolos y con los valores clásicos de la amistad y el amor como pedestales que hacen que este nuestro mundo (y el de las bestias) se sostengan. El viaje de Ren y Kumatetsu tiene cierto parecido a la obra Viaje al Oeste donde cada camino que toman les hace conocerse mejor y fortalecerse para seguir adelante. Técnicamente impecable, con una reconstrucción perfecta del barrio de Shibuya y unos escenarios coloridos y acordes a la tónica joven y fresca que inunda la cinta. El diseño de los personajes totalmente reconocibles de sus anteriores trabajos es el contrapunto perfecto al de Kumatetsu y su banda de animales luchadores. Hosoda no priva a los espectadores de diversión, sentimientos y una traca final, aunque exageradamente japonesa, digna de las mejores películas de animación y que sin embargo carece del “surrealismo” y el mensaje de producciones del otro gran maestro japonés, Hayao Miyazaki. Un digno entretenimiento para la Sección Oficial del Zinemaldi y que sopla como un viento de renovación en un festival donde los melodramas y el cine de autor copan las salas.

Bakemono_no_ko

Stay with me

Por Eder Ruiz Múgica

Este drama de Rhee Jinwoo ha sido presentado en la sección de Nuevos Directores. Se centra en unos adolescentes, su soledad, desprotección y los lazos intensos que los unen. Un huérfano de madre, de barrio alto, que no puede evitar llorar a menudo se junta casualmente con otros huérfanos de facto (es irrelevante si sus padres viven o no), endurecidos por la práctica de la supervivencia pero que se refugian en su manada de iguales. Tierna y cruda a la vez, logra conmover, cosa que en su momento no hizo Kids, que sólo mostraba la parte sórdida de la vida de estos chavales. ¿De qué depende que sean “buenos chicos”?

Stay_with_Me_Foto_pelicula_7756

SAD VACATION (2007)

por Eder Ruiz Múgica

Esta película de Shinji Aoyama me ha entusiasmado. Como medio frikales que soy esa estética de Serie B que luce por momentos, los giros del argumento, las sorpresas dorameras (en plan es que XXX es… hijo de tu padre…), el puntazo de música y la irreverencia a ningún estilo que yo conozca no me podían pasar desapercibidos.

Kenji es un tipo duro, muuuy duro, esto se lo debe en parte a su amigo de la infancia Yaosi que trabajaba para la yakuza y al abandono de su madre, la madre, ese ser que siempre tiene la culpa de todo. No obstante, no está enteramente embrutecido y va haciéndose cargo de unos y otros desprotegidos, como luego descubre que también hace el que será su padre adoptivo ya de adulto. Escenas insólitas, personajes de tebeo a veces, es como si no te la pudieras tomar en serio pero me quito el sombrero, ha conseguido engancharme durante 136 minutos y me ha dejado con ganas de más.

Sad_Vacation

NO ONE’S ARK / BAKA NO HAKONUBE (2003)

Por Eder Ruiz Múgica

Esta comedia gamberra con toques surrealistas y un gran frescor juvenil de Nobuhiro Yamashita nos vuelve a traer conflicto generacional y jóvenes echados a perder. Daisuke e Hisako dejan Tokio para probar suerte en lo que ellos definen como “el culo del mundo” donde podrán realizar su sueño de hacerse ricos vendiendo una especie de pócima milagrosa que apesta y sabe mal pero aseguran, es muy nutritiva. En esta sátira los detalles son cuidados al máximo para abundar en lo desastroso de los personajes, sobre todo el protagonista masculino torpe, mezquino y cobarde. Como peculiaridad tiene que se entremezclan imágenes que recuerdan los dibujos animados (ese llanto con mocos colgando varios centímetros) y estética Parker Lewis, aquella serie que daban en la ETB1, a la japonesa. Me encanta este género y esta película es un digno representante así que le seguiré la pista al director.

No_ones_ark

NO MAN’S ZONE / MUJIN CHITAI (2012)

Por Eder Ruiz Múgica

Un documental de Toshi Fujiwara entorno al desastre de Fukushima, que en realidad hace reflexionar sobre los desastres en general, nuestra percepción si no hay imágenes o simplemente no hay nada que se pueda reconocer ya en ellas, y el desastre más hondo si cabe que viene después, cuando lo más impactante ya ha pasado. El meollo está en la narración en inglés (esto me gustaría que me lo explicaran, lo del inglés), que nos ofrece un sutil alegato antinuclear e información sobre el silencio mediático y el abandono a su suerte de los damnificados por el tsunami, sin opciones de trabajar la tierra, de pescar, de trabajo o reconstrucción, sólo desaparecer dócil y ordenadamente en una evacuación a deshoras de ciertas zonas o arreglárselas ignorando la contaminación. Lo que pasa es que la narración se apoya en la reiteración de unas imágenes con ritmo leeeento y pesado que sólo se aligera de vez en cuando con los testimonios de los lugareños. No obstante es muy interesante conocer ciertos datos y escuchar perlas del estilo “nosotros no vamos a entrar en pánico y crear disturbios, somos un pueblo con conocimiento y civilizado, simplemente, que nos digan la verdad” o algo así como “lo siento por los que han perdido sus casas pero también es duro que la tuya esté en pie y tener que irte”, ya que se da la paradoja de que, ocho meses después del tsunami, se evacuaron zonas rodeadas de una naturaleza exhuberante, aparentemente intactas y llenas de vida. Los testimonios son de gente humilde, sin llantos, sin ira, costándoles muchísimo si quiera hacer un reproche, incluso con sentido del humor cuando lo han perdido absolutamente todo. Mmmmh, ha sido costoso tener a raya el modorrón pero el tema merece mucho la pena.

mujin_chitai

COLD BLOOM / SAKURA NAMIKI NO MANKAI NO SHITA NI (2012)

Por Ruben Barriga Caballero

Shiori y Kenji, Kenji y Shiori. Joven y apasionada pareja en una relación casi utópica y llena de felicidad verá truncado su futuro en un abrir y cerrar de ojos. Un accidente impactará con fuerza en esa felicidad por la que han luchado día tras día, un verdadero desastre natural devastador, desesperanzador, aparentemente insuperable. Aun así, la vida se abre paso y los cerezos vuelven a florecer. Atsushi Funahashi nos trae un relato dulce y amargo como la vida misma. Focalizado en la provincia de Hitachi destrozada durante los terremotos del 2011 nos muestra de forma literal como, a pesar de la ruina y la destrucción, la belleza y la vida vuelve a renacer en forma de cerezos en flor que pueblan tantas escenas del filme. El reflejo perfecto para la vida de Shiori tras la muerte de su marido. El pasado sigue latente en cada segundo de su vida, los recuerdos vagan entre las sombras de su soledad con preciosas escenas oníricas donde Kenji sigue a su lado. Pero Shiori debe continuar, seguir adelante, luchar por sobrevivir como si de una inofensiva flor de shakura se tratase. Por primera vez en muchos años de visionado de cine nipón los actores se muestran comedidos y realmente creíbles y cercanos. Usuda Asami y Takahashi Yo son un verdadero de aire fresco entre tanto actor histriónico y sobreactuado. Un viaje hacia la pérdida y la tristeza pero también un canto a la esperanza.

Sakura_namiki_no_mankai_no_shita_ni_-_Cold_Bloom_Foto_película_8160

BRIGTH FUTURE /AKARUI MIRAI (2003)

Por Eder Ruiz Múgica

Una película de Kiyoshi Kurosawa con un reparto muy masculino, amigo, jefe, padre, hijo, jovenzuelos buscando acción… si fuera a la inversa sería una peli “de chicas”, pero siendo así es una peli, punto. Tenía que hacer el apunte de género, si no no me quedo tranquila, yo encantada, que conste, sobre todo si el protagonista es un mozo como Joe Odagiri.

¿Se puede conocer a un hijo a través de un amigo?¿Se puede conocer a su amigo a través de una medusa?¿? Sí, una medusa, una excusa argumental luminosa e hipnótica, representa el futuro con el que sueña Mamuru, uno se dirige inevitablemente a él, lo toca y se envenena. Por supuesto no hay mensaje sencillo que valga, a ver, son japoneses. Yo he pillado que los jóvenes le tienen pavor al futuro nada halagüeño que les espera y alguna especie de alegoría zombi porque el muchacho protagonista, Mamuru, según avanza la peli cada vez va más harapiento. Me han encantado los escenarios, el lenguaje de los sonidos, de repente silencio de escafandra, de repente musicota cachonda de medusa y ese popurrí de estilos a la hora de contar. Reconozco que en algún momento he pensado “dónde va a parar esto” pero enseguida me ha dado igual, me dejo seducir. Le gustará a aquél que disfrute con el realismo mágico, los cuentos profundos y las rarezas niponas (cuadrillas vestidas como de uniforme con la foto del Che en el pecho, auriculares con lucecitas para hablar con el que está a medio metro sin mirarle a la jeta, los juegos recreativos siempre abiertos o casi…). El tono es desenfadado, a veces incluso alegre para tratar los temas que trata. Por cierto, la sala llena.

Akarui_mirai_-_Bright_Future_Foto_película_7557